La “Silla Siesta” creada por el paisa Óscar Muñoz se expone en el Museo de Arte Moderno de Nueva York

                   

La Silla Siesta, creada hace 50 años por el arquitecto y diseñador de muebles Óscar Muñoz de Medellín, que fue un éxito en ventas de la empresa entonces llamada Manufacturas Muñoz, se encuentra actualmente exhibida, como toda una obra maestra, en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, que es uno de los recintos más importantes del arte contemporáneo, clasificado entre los museos más visitados del mundo.

La silla fue seleccionada por el Museo para su exposición Modern Living in Latin America, 1940-1980, (Forjando la modernidad: diseño en América Latina) abierta al público hasta el 22 de septiembre de 2024.

¿Cómo es que una silla se exponga al lado de La noche estrellada de Van Gogh y de Las damiselas de Avignon, una de las obras maestras de Picasso?. Bien se conoce a lo largo de historia que, los museos de arte se han llenado de pinturas y esculturas, pero no de muebles que no parecían tan importantes y que, en el mejor de los casos, encontraban su lugar en los museos de historia o en los palacios. La situación empezó a cambiar cuando se crearon los museos de artes decorativas, pero, como su nombre lo indica, esos objetos eran mirados como algo menor, más decoración que arte, producto de la habilidad manual de los artesanos. Pero, en realidad, en las décadas finales del siglo XIX sus creadores reivindican su condición de artistas y, de hecho, seguimos conociendo ese momento como el Art Nouveau, o un arte nuevo.

El Art Nouveau, que tenía una raíz de manualidad artesanal que lo llevó a extenderse por todo el mundo, ahora se parte de una base industrial que, al menos durante cierto tiempo, estará limitado a los países más desarrollados. En esa idea del diseño, lo funcional y lo estético, el arte y la tecnología, la producción en serie y la creatividad se unen para hacer más grata la vida de la gente. En definitiva, no se trata solo de producir objetos sino de desplegar una nueva concepción de la realidad.
           

La Silla Siesta pertenece a una sociedad que tiene nuevas formas de vivir. No está pensada para los espacios casi inmodificables de la casa tradicional con sus pesados “muebles inmóviles”, sino que es el resultado de un diseño ligero que se adapta a recintos más pequeños y variables. No nos obliga a tenerla siempre presente, sino que puede plegarse y hacerla desaparecer con facilidad, lo que significa que se integra en ambientes que se transforman de manera permanente.

Es cuando una anodina silla puede convertirse en trono o contener una noción de un momento histórico; una forma que captura un cambio social y económico; la emergencia de una estética nueva; y una idea así de poderosa tiene la capacidad de conectarse física, emocional e incluso espiritualmente con su destinatario.

Compartir

OTROS PAÍSES

Ecuador
Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.