Porque se escucha en un pueblo de Italia nuestro Himno Nacional?

               

En la pequeña población de Ceccano (Checano), un municipio de la provincia de Frosinone, (Italia), no es extraño para sus habitantes escuchar con frecuencia el Himno Nacional de Colombia e interpretado por la banda municipal en cada ceremonia, como homenaje a uno de sus hijos predilectos, Oreste Sindici, el creador de su música.

Fue gracias al sacerdote colombiano Roberto María Tisnés, investigador y autor de varios textos sobre personajes y hechos de nuestra independencia, quien por los años 60, estando de visita en Roma, encontró por casualidad una postal con la imagen de un castillo medieval con la leyenda Ceccano Castel Sindici. Como pudo se dirigió a éste municipio y encontró en la iglesia de San Giovanni Battista la partida de bautismo de Oreste Sindici. Ceccano fue erigido como municipio desde los tiempos seculares del emperador Tito Livio en el 300 a.c. y jamás en su remota historia figuró un compositor famoso como Sindici. A partir de ahí, Ceccano adoptó el himno de Colombia como la composición insigne de su recién descubierto artista.

En 1992 la alcaldía del pueblo creó la Serenata Sindici, donde una noche del  Festival de Música de Verano es consagrada a honrar la memoria de su hijo ilustre. Por supuesto en la Piazza San Giovanni ondea la bandera de Colombia y las notas del himno suenan como una serenata napolitana, cantado por la coral y la Orquesta de Cámara de la localidad. VIDEO REPORTAJE EN CECCANO. (Cortesía RCN.)

Reseña histórica del himno

Oreste Sindici después de realizar estudios de música en Roma, llegó a Bogotá en 1862 como tenor de una compañía de ópera y decidió quedarse en Colombia. Allí se dedicó a enseñar música en las escuelas públicas y a tocar música religiosa en diversos templos de Bogotá. En 1887, Síndici compuso la música para el himno nacional de Colombia, cuya letra era un poema escrito por el entonces presidente Rafael Núñez, y estrenó la obra el 11 de noviembre del mismo año. La canción se hizo muy conocida rápidamente y se oficializó como símbolo patrio por la ley 33 de 1920.

La idea de ponerle música a los versos de Núñez fue de José Domingo Torres, un modesto empleado público con mucha sensibilidad artística, quien terminó sus años como un simple portero del Ministerio de Hacienda, pero que gracias a su insistencia, el maestro accedió a componer la música. El himno fue estrenado en 1887 en Cartagena, para celebrar su independencia. Sólo fue adoptado oficialmente 23 años después, cuando el mismo maestro Sindici hizo imprimir la partitura para canto y piano en la Editorial Luz de Bogotá.

El historiador José Ignacio Perdomo Escobar, en su historia de la música, escribió que el Himno de Colombia es el segundo más bello del mundo, después de la Marsellesa... Pero a Sindici esto no lo salvó de quedar en el anonimato, abatido por la pérdida de su hijo. Este, llamado solamente Oreste, murió peleando, al lado de los liberales, en la Guerra de los Mil Días, en Flandes, Tolima. El maestro ceccanese sobrevivió, gracias a la modesta industria casera de macarroni de sus hijas, Emilia y Eugenia.

Compartir

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.